Baños accesibles – Parte 1

Baños accesibles – Parte 1

Un primer punto a considerar es la altura a la que se encuentran los accesorios del baño (mecanismos de dispensación, botones de descarga, etc), es fundamental contemplar a todas las personas que se encuentren a baja altura por diferentes circunstancias. Por ello todas las partes “operables” de los mismos deberían estar a no más de 1220mm desde el piso. Si los equipos se encuentran sobre gabinetes incluso deberían estar un poco más bajos, quizás a 1120mm por lo menos. A su vez, estas partes operables nunca deberían encontrarse a menos de 380mm de distancia respecto el suelo, aunque también se suele utilizar la cota de 455mm como referencia. Deberíamos también tener en cuenta que la profundidad de los puntos operables no deberían exceder los 280mm de forma de lograr la mayor accesibilidad posible.

El segundo punto que consideraremos es el espacio necesario para que una persona en silla de ruedas pueda realizar giros de 180 y 360º. Cómo para tener una idea, en un compartimiento circular el diámetro debería ser de 1526mm al menos. Los espacios que calculemos para el giro, pueden ubicarse debajo de otras instalaciones siempre y cuando no interfieran con el espacio de piernas y pies.

De acuerdo a las necesidades imperantes es posible considerar secciones pensadas exclusivamente para niños. De acuerdo a las edades que consideremos existen tablas que indican rangos mínimos y máximos de las partes operables de cada accesorio. Las tablas dependen de cada organismo estatal, por lo cual recalcamos la importancia de consultar con el organismo a cargo.

Más allá de los aspectos puntuales que hemos mencionados hasta ahora, siempre se impera considerar una visión planificadora previa que contemple un fácil acceso al sanitario por parte de todos. Debido a la vastedad de estos elementos, vamos simplemente a mencionar los más importantes:

1. Considerar en las entradas y salidas, las direcciones y los espacios de ingreso. Por ejemplo, si en el pasillo previo a la entrada no hay espacio para una silla de ruedas, nada de lo que hagamos dentro del baño servirá de nada.

2. En las entradas de una sola puerta debemos considerar que a continuación de la misma debería existir un pasillo de al menos 1220mm para que se pueda maniobrar correctamente.

3. Si existen puertas opuestas (una de entrada y una de salida) considere el espacio necesario para que no surjan obstrucciones en el caso de que se crucen una persona que salga y otra que entre.

4. Muchas veces la mejor opción es tener vestíbulos abiertos, que eliminan los problemas inherentes a los radios de apertura de las puertas y sus cerraduras.

5. Evitar umbrales. Si existen deberían ser biselados.

Otro concepto que suele implementarse es el de diseño universal, que consiste en la utilización siempre del mismo accesorio pero acomodado en diferentes posiciones de acuerdo a la necesidad. Esto permite eliminar los elementos dispares de acuerdo al tipo de usuario y la estigmatización consecuente que pudiera surgir a raíz de ello. Vinculado a las posiciones, nunca está demás en pensar tanto en usuarios diestros como zurdos. Esto puede ayudar a muchas personas con determinadas capacidades especiales.

Para la instalación de los lavamanos debemos considerar que se encuentren lo más cerca posible al borde frontal del gabinete. Su altura máxima debería rondar los 865mm y la parte inferior debería contemplar al menos 685mm de espacio libre, para que puedan entrar las rodillas de una persona en silla de ruedas. Los suministros de agua, tuberías de drenaje y superficies expuestas del lavamanos deberían proteger al usuario del contacto con ellas, en particular de superficies afiladas o abrasivas.

En posteos posteriores continuaremos con más consejos para el diseño y construcción de baños públicos. Aún nos quedan analizar varios puntos importantes como los inodoros de fácil acceso, estaciones de cambio de pañales de bebe, barras de sujeción, dispensadores y mecanismo de reposición de elementos de uso.

¡Los esperamos!

Compartir esta nota