Día Mundial del Inodoro: Saneamiento para todos

Día Mundial del Inodoro: Saneamiento para todos

Desde el año 2013, cada año el 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Inodoro (originalmente Día Mundial del Retrete) o, como lo han llamado en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Día Mundial del Saneamiento, como parte de una campaña de toma de conciencia de la importancia del acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento. Este año, la celebración del Día Mundial de Inodoro se centra en el tratamiento de las aguas residuales, al igual que el pasado Día Mundial del Agua.

¿Por qué la importancia de tomar conciencia de este aspecto que a muchos nos resulta tan básico? Porque mientras en los países occidentales la mayoría de la población tiene acceso a un sanitario en condiciones, el 37 por ciento de la población mundial carece de un saneamiento adecuado.

La función es hacer un llamado para que se tome conciencia de la problemática de las personas que viven sin acceso a un saneamiento y a condiciones higiénicas adecuadas y cómo esto afecta a los avances en el ámbito de la salud y la disminución de la mortalidad infantil. En el mundo hay 4.500 millones las personas que no tienen acceso a instalaciones de saneamiento adecuadas (inodoros), con consecuencias trágicas para la salud, la dignidad y la seguridad humanas, así como para el medio ambiente y el desarrollo social y económico.

 La actual crisis mundial del saneamiento en números:

  • Aproximadamente un 60% de la población mundial no disponen de inodoros en sus viviendas o tienen sistemas de saneamiento deficientes.
  • Unos 892 millones de personas no tienen acceso a ningún inodoro. 
  • Alrededor de 1800 millones de habitantes del planeta beben agua no potable que podría estar contaminada por heces.
  • Un tercio de las escuelas en todo el mundo no proporciona servicios sanitarios.
  • 900 millones de estudiantes en todo el mundo carecen de instalaciones para lavarse las manos.
  • El 80% de las aguas residuales generadas por la población mundial regresan al medio ambiente sin ser tratadas o reutilizadas.
Para 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la ONU, tiene por fin hacer llegar el saneamiento a todos los habitantes del planeta, reducir a la mitad las aguas no tratadas y aumentar su re-utilización. 

Compartir esta nota